Dificultad del Río Sella

Antes de valorar en nivel de dificultad del  del Río Sella que realiza nuestra empresa, explicaremos los 6 niveles de dificultad para ríos reconocidos a nivel internacional.

Introducción. Los Ríos y su nivel de dificultad.

Tanto los practicantes de piragüismo, hidrospeed o rafting, aquellos que escogen un río para llevar a cabo sus prestaciones deportivas recurren a una clasificación, mundialmente reconocida, que distribuye las corrientes fluviales por su grado de dificultad. Sin duda, esta definición sirve a los deportistas para trazarse una primera idea del medio con el que pretenden enfrentarse. Lo que redundará en la adopción de las medidas más adecuadas en el inicio y durante la realización de la prueba.

Dicha clasificación comprende seis niveles, que se designan mediante número romanos, acompañados, si corresponde, de otros signos (más, +, o menos, -) y numeración árabe (indicando cantidad de tramos).

Enumeración de Niveles.

  • El Nivel I corresponde al de menor distancia. Se trata de corrientes de curso regular que discurren por pendientes suaves. En ellas apenas se forman olas y ligeros remolinos. Son ideales para las pruebas de demostración e iniciación.
  • El Nivel II se cataloga de fácil, si bien asignándole ya la categoría de deportivo.  Su cómoda navegación viene determinada por la ausencia de rápidos peligrosos. Aparece algún que otro escalón de escasa importancia y olas y movimientos de agua exentos de dificultad.
  • El Nivel III se aplica a los ríos de recorrido medianamente difícil. En ellos, la presencia de escalones, rocas a flor de agua o sumergidas y la formación de olas de considerable violencia y envergadura imponen la necesidad de maniobrar con el grado de experiencia y capacidad suficiente para saber cómo evitar los obstáculos. La corriente gana aquí en intensidad, y puede contar con saltos, si bien deja visibles y expeditos los pasos.
  • El Nivel IV corresponde a los ríos de navegación difícil. Los desniveles son aquí pronunciados, los obstáculos, los escalones y la envergadura de las olas ofrecen bastante dificultad. La maniobra, por tanto, requiere una experiencia considerable. Especialmente para afrontar los frecuentes remolinos y la caída libre de las aguas. Se trata de las corrientes deportivas por excelencia, conocidas como naguas vivías.
  • El Nivel VI se asigna a corrientes muy difíciles de controlar, que requieren una gran técnica y, aún más, un reconocimiento previo del recorrido. Este reconocimiento se requiere para precisar el modo de proceder ante los fuertes obstáculos y la peligrosa presencia de saltos y escalones. La dificultad no cede en todo el curso del río y exige el máximo tanto al deportista como al material de uso.
  • El Nivel VI se destina a los ríos extremadamente difíciles. Rayando lo infranqueable. Los rápidos que se forman, el volumen de agua y la pendiente son excepcionales. Sin posibilidad de detención. La práctica de cualquier especialidad resulta altamente peligrosa, y sólo puede afrontarse provisto de una técnica al más alto nivel.

Alteraciones.

El practicante experimentado sabe cuáles son las causas que pueden alterar la clasificación asignada a una corriente o a uno de sus tramos; por supuesto los cambios meteorológicos y los que imponen las temporadas, pero también la apertura de diques o el momento preciso de la jornada.

En todo caso, el deportista debe tener un conocimiento previo de estas modificaciones circunstanciales y no limitarse a la mera verificación del caudal.

En los niveles de relativa dificultad (de III en adelante) se impone conocer los puntos de acceso y de salida del lecho. Así como los de asistencia y de socorro que hayan dispuesto.

Otros puntos que se reconocerán en la observación previa del recorrido podrá ser; rocas o troncos de árboles, apenas hundidos en el agua, a los que delatan finos círculos concéntricos, contracorrientes o rebufos provocados por obstáculos de diversa índole. Fuertes remolinos en la base de un escalón o salto, peligrosos por su capacidad de arrastre. Recodos donde la masa de agua se arremolina, dejando al mismo cauce principal con escasa fluidez.

Los infrecuentes pero temidos sifones, conductos naturales anegados que ejercen presión desde la profundidad. Elevaciones en las que el terreno aflora, dejando apenas una lámina de agua que entorpece la navegación. Vías estrechas de que pueden estar obstruidas por ramas o troncos. Oleajes que por su intensidad pueden requerir la aplicación de técnicas que permiten pasar carenándolos. Objetos metálicos o de otros materiales de los cuales los ríos puedan ser portadores.

El reconocimiento previo será la mejor manera de prevenir las dificultades, evitar las zonas peligrosas y diseñar las maniobras que conviene ejecutar para eludir los obstáculos. Asimismo, podrá dictar la conveniencia de establecer, en puntos determinados, sistemas de seguridad, a base de cordadas.

Nivel de dificultad del Río Sella.

Atendiendo a lo expuesto, diríamos que los 15.200 kms., que corresponden al tramo navegable que realiza Montañas del Norte. Esto es desde Arriondas a Llovio, se incluyen dentro de los niveles I y II. Siendo pues un recorrido apto para todas las edades, siempre que se encuentre dentro de unas condiciones físicas adecuadas.

El Río Sella

RÍO SELLA, UN RÍO “ACTIVO”.

El Río Sella nace en las fuente del infierno, concejo perteneciente a la provincia de León, aunque todo él se encuentra en la vertiente norte de la Cordillera Cantábrica, el lado asturiano.

rio sella
Descripción del río sella

El Sella se abre paso, en su camino hacia el mar cantábrico, a través de la gran masa de calizas de los Picos de Europa, labrando una profunda garganta en el límite occidental de esta importante unidad orográfica. Esta gran hendidura, conocida como el “Desfiladero de los Beyos”, es la parte alta del río, la cual es sólo apta para expertos en aguas bravas.
En la parte baja del Sella, desde Cangas de Onís hasta Ribadesella, pasando por Arriondas, las aguas son mucho más tranquilas y es allí donde se viene desarrollando una intensa actividad piragüistica ya desde 1951, fecha en que se inauguró el primer Descenso Internacional del Sella.

Descenso Internacional del río Sella

Esta competición que cada año recibe a piragüistas de todo el mundo es también una auténtica fiesta, declarada de interés turístico internacional, en la que se da cita una gran multitud que viene a disfrutar de un ambiente único en este tipo de eventos deportivos.

Son muchas las personas, aficionadas o no al piragüismo, que cada verano tratan de emular a los grandes piragüistas que han dejado escrito su nombre en la historia de esta popular carrera que tiene lugar, cada primer sábado de agosto, entre Arriondas y Ribadesella. El Sella se ha convertido en un auténtico motor de la economía para la zona y existen en la actualidad muchas empresas de turismo activo que ofrecen, entre otras actividades, el descenso del Río Sella en kayac y canoa.

Empresas descenso Río Sella

Estas empresas facilitan la embarcación y el material complementario, además de los vehículos y la logística necesaria para regresar al punto de partida. En este artículo ofrecemos la información necesaria para realizar el descenso de la forma más segura así como para conocer el río y sus tramos en profundidad.
Los mejores piragüistas hacen el descenso del Sella desde Arriondas hasta Ribadesella en poco más de una hora. El recorrido clásico para turistas, Arriondas-Llovio, lleva un tiempo de unas cuatro horas (paradas incluidas).

 

TRAMOS PARTE BAJA DEL RÍO SELLA.

Tramo 1º. De Cangas de Onís a Arriondas.

  • Km. 0,0. Puente Romano de Cangas de Onís.

  • Cangas de Onís es la capital del concejo homónimo y fue la capital del Reino de Asturias hasta el año 774. En ella se estableció el rey Don Pelayo, quien se enfrentó al poder musulmán y terminó por vencerle en la batalla de Covadonga (año 722).
    El Río Sella recibe a su paso por Cangas de Onís, las aguas del Güeña, importante afluente que tributa por el este desde el vecino concejo de Onís. Tanto el río Sella como el Gueña son atravesados por varios puentes en Cangas de Onís, siendo el más popular el que cruza el Sella a su llegada a Cangas y que es conocido como “El Puentón” o “El Puente Romano”. Este hermoso puente fue construido durante la Edad Media sobre los restos de otro más antiguo de la época romana. Tiempos en los que lo atravesaba una antigua calzada que recorría gran parte de Asturias y Cantabria. El Puentón ha sido restaurado varias veces en la época moderna. Cuenta con cinco arcos (originariamente tenía siete) y del central, el más grande, cuelga una réplica de la Cruz de la Victoria, que conmemora la victoria de Pelayo frente a los musulmanes y que es el emblema de Asturias.
    En las inmediaciones del Puente Romano de Cangas se celebran algunas competiciones de aguas bravas y se inicia lo que se ha dado en llamar el Descenso del Alto Sella, que es el tramo 1 señalado en el mapa. Algunas empresas de turismo activo ofrecen este tramo del río a sus c lientes, pero con la asistencia de guías especializados.
  • Km. 0.3, El Golondrosu.

  • Se trata de una larga sección del  río Sella, que se encuentra al poco de traspasar Cangas de Onís y en la que se encuentran los rápidos (o rabiones) más difíciles de este primer tramo del río, reseñado en el mapa. El Sella discurre en esta zona por un pequeño cañón de rocas muy erosionadas adquiriendo en él gran fuerza y velocidad. Es el paso más difícil que tienen que afrontar los participantes del descenso del Alto Sella, que se celebra cada año, y muy pocos logran franquearlo permaneciendo dentro de la piragua. Su dificultad, variable según el caudal del río, se estima en una dificultad de III+ en condiciones normales, por lo que es apto sólo para piragüistas expertos. Por ello, las empresas que se dedican al alquiler de canoas en esta parte del río, empiezan la ruta en Las Rozas, una vez superado el denominado Golondrosu y otros rabiones posteriores.
  • Km. 2,4. Puente de Villanueva.

  • Villanueva es el primer pueblo que encontraremos después de Cangas de Onís. Se sitúa en el margen derecho del río y existen sendos puentes (viejo y nuevo), que lo comunican con la carretera., la cual transita paralela al Sella, por su margen izquierda. En Villanueva se encuentra el Monasterio de San Pedro (siglos XII al XVIII), declarado Monumento Nacional en 1907 y hoy convertido en Parador Nacional de Turismo y museo.
  • Km. 4,0. Puente de Las Rozas.

  • Después de Villanueva y tras una serie de rápidos y una cerrada curva hacia la izquierda, conocido como “El Sierru”, aparece este puente a la altura de Las Rozas, pequeña localidad que situaremos a nuestra derecha.
  • Km. 6,7 Pozo Rozaones.

  • Después de superar un pequeño rabión, encontramos esta conocida zona de pesca del salmón. Se encuentra en una amplia curva que el río describe hacia su izquierda.

  • Km. 8,7. Puente de Arriondas.

  • Arriondas es uno de los principales núcleos de población en el Oriente de Asturias. Capital del Concejo de Parres, constituye, junto con Cangas de Onís, la entrada al Parque Nacional de los Picos de Europa poe el Noroeste. Al norte se levanta la Sierra del Sueve, frontera natural entre los Concejos de Parres y Colunga. Situada en la confluencia de los ríos Sella y Piloña, en esta localidad existen tres puentes, uno que cruza el Piloña y otros dos que cruzan el río Sella. En las proximidades del segundo y más antiguo es donde tiene lugar anualmente la salida del Descenso Internacional del Sella todos los primeros sábados de mes de agosto. Y desde diversos puntos del entorno de los citados puentes es desde donde parten la totalidad de las canoas alquiladas a los usuarios de turismo activo en su modalidad de descenso del Sella en canoa.

Tramo 2º. De Arriondas a Ribadesella.

  • Km. 0,0. Puente de Arriondas.

  • Arriondas es uno de los principales núcleos de población en el Oriente de Asturias. Capital del Concejo de Parres, constituye, junto con Cangas de Onís, la entrada al Parque Nacional de los Picos de Europa poe el Noroeste. Al norte se levanta la Sierra del Sueve, frontera natural entre los Concejos de Parres y Colunga. Situada en la confluencia de los ríos Sella y Piloña, en esta localidad existen tres puentes, uno que cruza el Piloña y otros dos que cruzan el Sella. En las proximidades del segundo y más antiguo es donde tiene lugar anualmente la salida del Descenso Internacional del Sella todos los primeros sábados de mes de agosto. Y desde diversos puntos del entorno de los citados puentes es desde donde parten la totalidad de las canoas alquiladas a los usuarios de turismo activo en su modalidad de descenso del Sella en canoa.
  • Km. 1. La Raíz.

  • Se trata de una amplia curva que dibuja el río al poco de abandonar Arriondas. Cuando el río lleva poco caudal del agua, hay que pasar por el pequeño rabión que se forma en la parte exterior izquierda de la curva. A la salida del rápido, la corriente pierde fuerza y acaba en una gran mansa, Después de rebasar la mansa, el río describe una curva a la derecha que recibe el nombre de “La Remolina”, donde en su lado izquierdo se sitúan unas escaleras y diversas plataformas acondicionadas para facilitar la pesca del salmón en temporada. Una vez rebasado el coto salmonero aparece una potente corriente que hace que las canoas y los kayaks adquieran gran velocidad. Allí se forma una perfecta “V” que hay que acometer necesariamente por el centro. Una vez superada la zona llegamos a un remanso del río conocido como Ricao.
  • Km. 3,3. Llaos.

  • Se trata de un corto y sencillo rabión que se encuentra al pasar una isla que suele formarse cuando el río lleva bastante caudal a la altura de Triongo. En este punto existía una pasarela para uso de los pescadores que fue destruida por la riada del año 2013.
  • Km. 3,9. Espigón de Triongo.
  • Este espigón, situado en la margen derecha del río y semidestruido en la actualidad, marca el inicio de uno de los rabiones donde los palistas pasan por mayores apuros. Antes del espigón suele haber una extensa sequera.
  • Km. 4.8. Pasarela de Fuentes.

  • Esta pasarela sirve de comunicación entre Fuentes y Triongo. Antes de la pasarela existía una isla que recientemente ha desaparecido. Las constantes riadas y los eventuales dragados hacen que el curso del río se transforme de un año para otro.
  • Km. 5.2. Pozo del Arco.

  • Se trata de una mansa bastante profunda (el pozo propiamente dicho se encuentra en el lado derecho del río). Tanto a la entrada como a la salida de esta zona de aguas tranquilas hay sendos rabiones. El primero es frecuentemente una sequera y el de salida es un tren de pequeñas olas que acaba a la altura de una pequeña oquedad de conglomerados, en la margen izquierda del río. Allí es posible divisar los peculiares mirlos acuáticos. En la época estival, cuando el río trae poco caudal, suele formarse una pequeña playa fluvial en la orilla izquierda del Sella.
  • Km. 6.2. La Veyera y El Pico La Vieya.

  • Con dos rabiones, uno a continuación del otro. El primero se inicia con una “V” y describe una curva a la derecha, donde el río se divide en dos ramales, rodeando una isla. El paso se debe hacer por el ramal derecho, pues en el ramal izquierdo existe un gran bloque de conglomerado desprendido de la ladera que obstaculiza el paso. Aunque siempre suele haber una señalización advirtiendo del peligro.
    El inicio del segundo rabión es otra “V” perfecta, al igual que el anterior. Éste describe una cerrada curva hacia la izquierda rompiendo contra las rocas de la margen derecha del río. Por encima de la escarpada orilla, sobre la densa vegetación, destaca un risco conocido popularmente como El Picu la Vieya por su característico perfil parecido al de una anciana.
  • Km. 7.3. Puente de Toraño.
  • Este puente proporciona acceso al pueblo de Toraño desde la carretera Nacional. Unos 200 metros antes del puente, a la derecha, se localiza una magnífica zona de desembarco, utilizada como primera parada por alguna de las empresas de alquiler de canoas.
  • Km. 9.5 Rabión del Diablu.
  • En este punto el Sella está ocupado por una serie de rocas que parecen impedir el paso. Resulta complicado tomar una decisión correcta sobre el mejor itinerario a seguir y aún sin ser un paso de extrema dificultad, es habitual toparse con una serie de canoas atascadas, en especial cuando el caudal del río es escaso. El mejor paso se localiza en la parte central del río.
  • Km. 10.3. La Requexada.

  • Se trata de una mansa que describe una curva hacia la izquierda. En el lado externo de la curva existe una gran pozo, uno de los más profundos del Sella. Al frente, en la margen derecha una alta pared calcárea se levanta vertical sobre el río, desde cuya cumbre se obtiene una estupenda panorámica del Sella. Tras rebasar esta muralla natural, se inicia un lago rabión en una amplia que el río dibuja hacia su izquierda. Por encima del rabión pero su parte izquierda, se observa una escollera con raíles que sirven para proteger de la erosión del terreno por el que discurre la vía del FEVE.
    Aquí el día del Descenso Internacional del Sella, el tren piragüero que acompaña la competición, efectúa una parada para el deleite de los viajeros.
  • Km. 11.3. Playa de Gordón y Pasarela de la Uña.

  • Aproximadamente a unos 250 metros de la pasarela de La Uña, se localiza una pequeña playa de arena fina en la que alguna de las empresas tienen parada para el desembarco y posterior recogida de clientes. Se trata de una amplia curva del río que rodea una bonita zona arbolada situada en la margen derecha del río, junto a la pequeña localidad de Llordón.
  • Km. 13.3 Pasarela de Cuevas.

  • Cuevas es un pequeño pueblo situado en la margen izquierda del Sella y que se comunica con Ribadesella por una pintoresca carretera. A la entrada del pueblo y para atravesar el cordal hay una curiosa cueva natural de unos 300 metros de longitud. Para comunicarse con la carretera nacional dispone de una pasarela metálica (recientemente reformada) que se encuentra entre las localidades de Fríes y Omedina.
  • Km. 14.5. Presa de Santianes.

  • Al poco de atravesar la pasarela de Cueves, navegaremos sobre el muro de una antigua presa, ahora en ruinas. El río, poco después, se estrecha creando un canal único entre las rocas, siendo recomendable pasar por el centro del mismo. En caso de un nivel bajo de caudal, el paso puede complicarse debido a las rocas que despuntan en el estrechamiento, haciendo que sea uno de los pasos más delicados del río.
  • Km. 15.8. Puente de San Román.

  • Antigua estructura metálica de color azul por la que circula el FEVE. Su bella silueta en contraste con el verde del río emociona y nos transporta a tiempos anteriores.
    Bajo este puente, en los llamados Campos de Oba, finalizan la mayoría de los descensos siendo pues un punto de desembarco y recogida muy transitado.
  • Km. 20.0. Puente de Ribadesella.

  • La prolongación del recorrido hasta la Villa de Ribadesella, tal como se hace en la competición oficial, no es ofrecido por las empresas de turismo activo. Estos últimos 4 kilómetros, desde el Puente de San Román a Ribadesella, son una gran mansa donde es necesario remar con fuerza, sobre todo en la parte final, ya en plena ría, si se coincide con marea alta.