Paintball Asturias

El precio incluye:

  • Máscara y buzo militar.
  • Pechera y guantes.
  • Protector de cuello.
  • Marcadora con 100 bolas
  • Transporte y monitor-juez.
  • Seguros y vestuarios.

Tienes que traer:

  • Ropa cómoda y calzado tipo botas de montaña.
  • Toalla.

Descripción de la actividad

El Paintball Asturias es un juego de simulación y estrategia, que se practica en zonas de bosque virgen (sólo árboles, vegetación,…) o bien en campos preparados con obstáculos (empalizadas, trincheras, hinchables,…). Montañas del Norte dispone de varios campos de Paintball, situados en Ribadesella, preparados para actividades de empresas o en grupo. Nos adaptamos a las características de cada uno.

Paintball Asturias: Información básica

Normalmente en una partida de paintball se enfrentan dos equipos con el fin de eliminar a todos los jugadores del bando rival o completar un objetivo (como capturar una bandera o eliminar a un jugador concreto). Un juego de paintball típico no profesional suele durar de unos cinco minutos a media hora.

El número de bolas de pintura disparadas durante una partida varía según la modalidad de juego y de un jugador a otro: algunos disparan cientos, otros unas pocas e incluso algunos no llegan a disparar en todo el juego. Un monitor-juez explica las reglas del juego al inicio de la actividad y es responsable de hacerlas cumplir durante su desarrollo.

De no ser así, se puede llegar a suspender la partida. La regla más importante es que todos los jugadores deben ponerse una máscara que cubra los ojos, la boca y la nariz. Las máscaras se diseñan especialmente para este deporte y son capaces de soportar el impacto directo de una bola de pintura a 90 m/s.

En cuanto a la seguridad, todos los jugadores deben usar algún tipo de dispositivo de bloqueo del cañón en sus marcadoras cuando no están participando activamente en una partida. Estos dispositivos suelen tener la forma de una pequeña bolsa o tapón (conocidas como cordón o chupete del cañón) que cubre el extremo del cañón y se sujeta en su lugar mediante un cordón elástico enrollado a la marcadora. El calcetín del cañón atraparía así cualquier bola de pintura disparada por accidente.