El Sella, recurso económico

El Sella, recurso económico.

El Río Sella, más que un río!

¡Oh¡, bello río Sella,

¡trae a mi corazón tu canto errante

y deja con el sol o con la estrella

y el paisaje en ti inmerso

que al fundirse con la copa de mi verso,

yo te escuche y te cante!

De Ángel Pola, poeta llanisco.

El Sella, recurso económico y generador de riqueza de la Comarca de los Picos de Europa.

Los ríos, fuentes de vida

Los ríos han sido/significado, desde la prehistoria, un ámbito esencial de asentamiento y sin duda una factoría de recursos ilimitados para el desarrollo del ser humano.

El ser humano se posicionaba junto a sus orillas, no sólo para obtener agua, sino para abastecerse de alimento. Bien para sorprender a los animales que cazaban mientras se acercaban a beber, bien para pescar y extraer peces de sus aguas.

De este modo, las cuencas fluviales fueron lugares de desarrollo de diferentes asentamientos que además de necesitar, utilizaron los ríos como un recurso natural de subsistencia.

El río Sella. Un río cargado de historia!

El Sella nace en los Picos de Europa, en el municipio leonés de Oseja de Sajambre, concretamente en el paraje denominado, “Fuente del Infierno”, en el lugar llamado Jonseya. Después de recorrer 65 kilómetros, desemboca en el Cantábrico formando la Ría de Ribadesella. Teniendo su cuenca una superficie aproximada de 1.284 km2.

Su nombre tiene un origen prerromano, Salia. Teniendo este la misma raíz que por ejemplo el Besaya en Cantabria. Estos nombres aludían a las corrientes que formaban fronteras en los territorios que hoy conforman León, Cantabria y Asturias. Así, según Pomponio Mela (siglo I después de Cristo), el Sella delimitaba las tierras pertenecientes a cántabros y astures.

Es, como la mayoría de los norteños un río estrecho, corto y sobre todo caudaloso. Debido a estas características, a lo largo de los siglos ha ido erosionando el paisaje con la fuerza de su caudal y moldeando el perfil de los valles actuales que recorre durante su paso.

Durante su corta, pero intensa vida, recorre parajes singulares. Para empezar nace dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. En su primer tramo discurre entre las paredes del Desfiladero de los Beyos, creando uno de los más hermosos paisajes de Asturias. Atraviesa Cangas de Onís bajo el llamado Puente Romano de la Villa y desemboca en la marinera Villa de Ribadesella, pintando una imperdible estampa.

Dos apuntes históricos

  • Calzada romana. La cercana y hoy ruta de senderismo, Senda del Arcediano, fue antigua calzada romana. Se construyó para transportar minerales desde León al mar.

  • Durante la Guerra Civil española el ejército popular se atrincheró alrededor del corredor del Sella ante el avance de las tropas franquistas. Convirtiéndose así en una trinchera natural de agua y fuego.

El Sella como recurso económico

Junto a los Picos de Europa, el Sella es uno de los principales generadores económicos de la región. Como recurso monetario el río ofrece, actualmente aprovechamiento hidroeléctrico, turismo activo y fluvial, tierras de cultivo y pastos para el ganado, por citar sólo alguno de los más importantes.

Digamos que la primera industria que se genera a su alrededor sería la denominada “Industria lítica”, que constituye en sí la primera industria generada por el ser humano. Desarrollada durante la edad de piedra, consistía en componer objetos útiles y otros adornos decorativos a través del uso de la piedra. Esta afirmación se corrobora a través del descubrimiento de los llamados “concheros del Sella”. Hallazgo realizado en 1877 por Justo del Castillo. Estos eran amontonamientos de valvas de moluscos marinos, restos de alimentación humana. El útil asociado a esta “industria lítica” por excelencia es el denominado “pico asturiense”. Un canto tallado con un extremo de punta roma, utilizado sobre todo para la recolección de moluscos.

La pesca en el Sella

Huelga decir que el río Sella está considerado uno de los principales ríos salmoneros de España.

Estudios biológicos muestran que el salmón asturiano pudiera ser el más antiguo de Europa. Parece ser que desciende de salmones de hace unos 40.000 (glaciaciones) que buscaban cobijo en las cabeceras de los ríos de la vertiente cantábrica.

Por ello es, que desde la prehistoria se pesque en la ría y en la zona baja del río. Son de la Edad Media las primeras referencia escritas de la pesca en el Sella.  Posteriormente la nobleza y el clero, Monasterio de Villanueva a la cabeza, gestionaban o más bien explotaban la pesca del salmón en el Sella. Controlando la pesca bajo el pago de una comisión.

En el siglo XVIII se capturaban en el Sella alrededor de 12.000 salmones.

A lo largo del siglo XX, la pesca entra de lleno en la cultura y tradición de la gente ribereña. Legendarias sagas de pescadores se establecen agregando más color y fama a la pesca del Sella. Y los cotos y pozos que fueron antiguamente bautizados con ilustres nombres, como el llamado, “Pozo del Capitán”, aportan solera y prestigio a esta actividad ancestral.

Siendo su carne una de las más sabrosas e igualmente cotizadas de Europa, es consecuente que su pesca adquiera una magnitud considerable. Especialmente el día de la captura del primer salmón del año, el llamado “Campanu”

A raíz de la pesca, se establece en el Sella otra actividad productiva añadida. El Centro de alevinaje de la salmonera Caño en Cangas de Onís tiene por objeto la captura de salmones para fomentar la cría de alevines, su reproducción y desove artificial para su posterior suelta y seguimiento. Todo ello para favorecer la repoblación salmonera del Sella.

Aprovechamiento Hidráulico

Debido al carácter torrencial de las aguas de nuestro protagonista, no es de extrañar que proliferaran en la región todo tipo de ingenios hidráulicos. Máquinas que accionadas a través de la fuerza del agua, desempeñaban las más variopintas funciones. Desde los pilones que modelaban el hierro candente en las ferrerías, hasta los batanes para mazar la lana. Derivando en tiempos más recientes en las centrales hidroeléctrica.

En la actualidad, sólo existe un único aprovechamiento hidroeléctrico de importancia, y no se encuentra en el Río Sella. Sino en uno de sus afluentes, el Dobra, concretamente en su tramo más alto. Conocido como el Embalse de La Jocica, este pequeño embalse lleva en activo desde el 1964. Dispone de tres unidades, la nombrada Presa de La Jocica y las Centrales de Camporriondi y Restaño.ño y la de Camporriondi, ya a orillas del Sella.

Molinos de rodezno.

El principal ingenio industrial de los ríos asturianos. Una de las actividades generadoras de riqueza más populares desde tiempos inmemoriales, es la industria harinera. Su origen puede datarse en el siglo XVII, a raíz de la aparición en Asturias del cultivo del maíz.  Aunque en los molinos, se muelen demás del maíz, productos como la escanda, el trigo o la cebada. La imagen del molino sobre el cauce desviado de los ríos, puede ser una de las más bellas del territorio asturiano. 

Turismo de Experiencias.

El Sella es una máquina activa generadora de emociones. Hoy en día el negocio del turismo activo, que tiene como buque insignia “El Descenso del Sella en canoa” es uno de los principales motores de desarrollo económico de la Comarca de los Picos de Europa.

El sector genera alrededor de 450 empleos fijos en todo el Principado. Sólo en la zona del Sella se contratan alrededor de 350 personas. Unas 25.000 personas bajan el Sella año tras año para practicar alguno de los llamados deportes de experiencia y aventura.

Un deporte que se nutre tanto de las aguas como de la belleza del Sella. Una actividad que no merma en modo alguno las capturas de salmón en el Sella, gracias al acuerdo actual sobre franjas horarias de utilización del río, entre pescadores y empresas de turismo activo.

Un deporte de naturaleza, donde después de realizarse estudios de impacto ambiental, ha quedado demostrado que no daña el ecosistema fluvial del Río Sella. Siempre que se realice de una manera responsable, ordenada, controlada y ajusta a normativa.

Fiesta de Les Piragües

Se cita en último lugar la más carismática de las, digamos “actividades”, generadoras de riqueza en torno al Río Sella.

“La Fiesta de Les Piragües”. Esta prueba lúdico-deportiva, la Gran Fiesta de Asturias, aporta una dimensión mundial al Sella. Cada agosto se celebra en sus aguas el “Descenso Internacional del Sella”. Fiesta declarada de Interés Turístico Internacional y una muy animada competición deportiva en la que participan alrededor de 1.000 palistas de distintas nacionalidades. Y donde miles de personas se agolpan cada año a celebrar el Descenso entre las localidades de Arriondas y Ribadesella.

 

 

 

Disfrutando del Sella

Disfrutando del Sella

El río Sella. Un Parque Temático!

El Sella ofrece un extenso abanico de actividades para disfrutar y divertirse. Sus orillas, sus aguas, sus desfiladeros son escenarios únicos donde realizar cualquier tipo de deporte de aventura, desde un simple y relajado paseo por sus orillas, hasta la actividad más conocida de Asturias, “El Descenso del Sella en canoa”. Sin olvidar emociones más fuertes como los Puentes Tibetanos y tirolinas enclavadas en uno de sus desfiladeros a más de 300 metros de altitud.

Read more “Disfrutando del Sella”

Turismo de Ribadesella

Ribadesella se sitúa en la costa oriental de Asturias, en la Comarca de Los Picos de Europa. Tanto la denominada Villa, como el Concejo ofrecen un amplio repertorio de recursos turísticos. Naturaleza y paisaje, deporte y aventura, cultura y arte, se concentran a partes iguales por todo su territorio. Mención aparte merece su cuidada gastronomía. Los restaurantes y sidrerías diseminados por toda la extensión del Concejo ofrecen exquisitos platos elaborados con los frutos del mar y de la tierra, siguiendo las recetas tradicionales de la cocina asturiana. A continuación detallamos algunos aspectos fundamentales del Turismo de Ribadesella.

La Villa de Ribadesella.

Eminentemente marinera, Ribadesella cuenta con un variopinto abanico de atractivos. Cultura, Arte y Arquitectura se mezclan a partes iguales, siendo La Cueva de Tito Bustillo (Joya del Arte Rupestre) su principal punto de interés. Sus paredes muestran pinturas y grabados realizados hace más de 16.000 años.

El casco urbano se alinea en paralelo a la desembocadura del Río Sella, el más famoso de Asturias y columna vertebral del Concejo. Sus calles conservan un aroma renacentista. Palacios del siglo XVI se muestran junto a la típica arquitectura marinera de variados colores y acristaladas galerías.

Su amplio paseo, en terrenos ganados al mar, da paso al Paseo de la Grúa, donde destacan los Paneles de Mingote, con distintos pasajes de la historia riosellana y una Ruta Mitológica, dedicadas a distintos personajes del imaginario astur. El paseo formado por cantos rodados, era un antiguo camino de sirga donde se embarcaban las mercancías arrastradas por bestias. Quedan como vestigio de un reciente pasado, cuando Ribadesella fue un importante puerto pesquero, de carga y ballenero. Donde incluso zarpaban buques de transporte que transportaban gentes, emigrantes en busca de un mejor futuro. Tanto es así, que el escudo riosellano muestra el Bergantín Habana, que transportó a miles de personas en los siglos XIX y XX hacia Centro y Sudamérica.

Desde aquí se asciende al mirador natural de la Ermita de Guía. Un observatorio único y equidistante al mar y la montaña. Esta coqueta ermita está consagrada a la Virgen de Guía, Patrona de los Marineros.

La Playa de Santa Marina.

Separada del centro por el Puente del Sella, famoso por ser la meta en el Descenso Internacional del Sella, aparece la Playa de Santa Marina. Una de las más hermosas playas urbanas del Cantábrico. Joya del Turismo de Ribadesella, su extenso arenal está jalonado por una sucesión de Palacios o Casonas de Indianos. Estás mansiones, construidas en su mayoría en el siglo XX,  muestra un estilo propio. De estilo ecléctico y ornamentado, estas casas coloniales forman uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de Asturias.

También conocidas como “casa de veraneo” alguna de estas construcciones fueron el origen de la posterior tradición turística que se atribuye a Ribadesella.

La Playa se extiende algo más de 1 kilómetro desde la Punta del Arenal, hasta la denominada punta’l Pozu, donde se localiza un yacimiento de icnitas (huellas de dinosaurio).

Además de las bondades del baño y el descanso, del espectáculo visual y armónico que ofrece la Playa en sí, este arenal es también muy apreciado por los surferos para coger olas. Para los no versados, es posible contratar cursos de iniciación o de perfeccionamiento. Consultar en el siguiente enlace,   http://montanasdelnorte.com/surf-en-asturias/

Zona Rural.

La zona rural del municipio abriga aldeas con una definida arquitectura popular. A la par ofrece un muestrario de construcciones más sofisticadas. Casonas solariegas, Palacetes medievales e Iglesias Románicas, cuyos muros exhalan arte, cultura, historia y tradición.

Aunque si hay algo que realmente destaque en el entorno es el Paisaje. Una naturaleza exuberante que no deja indiferente. Bosques, montañas, valles y ríos, junto con una línea costera con todas las formaciones que define el diccionario.

La costa de Ribadesella.

Donde el verde se mezcla con el azul del mar.

Cuatro playas con fisonomías diferentes ofrecen baño y relax. Recónditas calas son lugares perfectos para las pesca. Extensos arenales y playas semi-vírgenes con arenas blancas. Acantilados vertiginosos horadados por bufones estentóreos se suceden formando un paisaje diferente. Una abrupta costa con formaciones geológicas tan diversas como cuevas, cabos y puntales son ideales para la practica de deportes novedosos como el coasteering, http://montanasdelnorte.com/coasteering/.

Además, varias rutas de senderismo caminan junto a su perfil. Senderos salpicados de sal marina. Caminos cubiertos por arenas de playa. Veredas colgadas del precipicio, y entre todos ellos el Camino de Santiago.

El Río Sella.

Hablar de Ribadesella y no dedicarle un capítulo al Río que le da nombre no sería perdonable. El Río Sella es emblemático. La Ribera es un lugar frondoso con especies autóctonas de arbolado. Un espacio limpio donde alisos, avellanos, robles conviven junto a sus aguas.  Sus remansos son cotos perfectos para la pesca del salmón. Su desembocadura y la ría de Ribadesella es un espacio protegido que rebosa belleza y naturaleza. Sus aguas, cauces, torrenteras, rápidos, rabiones y remolinos son idóneos para practicar la tan demandada actividad de turismo activo, “El descenso del Sella en canoa”.   http://montanasdelnorte.com/descenso-del-sella-en-canoa/

Y además de todo ello, el “Descenso Internacional del Sella”. La Fiesta de “Les Piragües, donde cada agosto se dan cita alrededor de mil palistas y miles de personas para celebrar la Fiesta más importante de Asturias, declarada de Interés Turístico Internacional.

Lugares especiales.

Además de los más nombrados existen 3 lugares imprescindibles para visitar fuera de los circuitos habituales.

La Cuevona de Cueves. 300 metros de gruta con todo tipo de formaciones. Único acceso al pueblo que le da nombre. Coordenadas. Latitud N 43.4318 459 Longitud W -5.0772.395

El Puente de Guadamía. Frontera natural entre Llanes y Ribadesella. Un lugar idílico, bucólico, lleno de simbolismo. Coordenadas N 43 4459 793. Longitud W -4 983 3374

La Ensenada de Oliencu. En los acantilados de Castru Arenes. Se accede caminando desde el área recreativa de Cuerres. Una formación insólita en la caliza. Llegar a ella es ya una aventura. Coordenadas. Latitud N 43 4574 741 Longitud W -4 999 2348

Turismo Activo.

El Concejo de Ribadesella presenta una orografía ideal para la práctica de todo tipo de actividades de aventura. En torno al Sella se ha desarrollado una variada oferta de Turismo Activo. Descenso en canoa, Espeleología, Coasteering, Barranquismo, Surf, Paddle Surf o Senderismo son ofertadas por Montañas del Norte.

Consulta nuestra WEB, a través de ella te proponemos un amplio menú, donde escoger la actividad que más te apetezca. http://montanasdelnorte.com/